Presumidos acomplejados

Presumidos acomplejados

Siempre he pensado que ese refrán que dice “dime de que presumes y te diré de que careces” es uno de los más acertados que existen. A lo largo de mi vida me he encontrado muchas veces con algunas personas que a los cinco minutos de haberte conocido tienen la necesidad de explicarte todos lo que saben hacer y lo bien que saben hacerlo.

Y me parece bien, eso de venderse es muy importante y más en los tiempos que corren. Pero entre venderte y ser un pedante, o incluso un prepotente, hay muy poco espacio.

Había un escritor ruso, creo que fue Tolstoi el que dijo: ”los jóvenes no necesitan discursos sino ejemplos”.

Pues me parece muy acertado para el tema que quiero tratar hoy. La sociedad actual y nuestras empresas no necesitan de discursos ni de personas “que lo saben hacer todo”, o incluso de las “que ya lo veían venir». Necesitamos de personas y profesionales que hagan las cosas, bien o mal, pero que lo hagan.

Algunos acertarán a la primera, otros aprenderán del fallo, pero da igual mientras que eso sirva para avanzar y conseguir aportar valor al resto.

Ser el “más listo” ya no tiene ningún valor, sobre todo si al final resulta, en vez del más listo eres, como decía Randy Paush, “el más alto de los siete enanitos de Blancanieves”.

Lo cierto es que detrás de tanta presunción y de tanta demostración de “no” inteligencia, suele ocultarse un altísimo grado de acomplejamiento, que viene de una infancia o juventud repleta de primos, hermanos o vecinos que lo hacían mejor que tú y con el que algunos padres bombardeaban sus débiles cerebros.

Solamente hay una cosa que me desagrada de esta situación y es como afecta colateralmente a las personas brillantes y con talento, que además son una inmensa mayoría, que tienen cerca a la hora de trabajar.

He tenido mucha veces la ocasión de ver en equipos de trabajo en los que participaban como estas personas, repito brillantes y con talento, se callaban o se escondía atrás dejando a los “boca chancla” que tomaran el control de las situación.

¡Ojo¡, de cara a la galería, porque a la hora de sacar el trabajo adelante estos bocazas se apartan, y aunque dejan sus recaditos de “hermanos mayor”, permiten que la gente brillante saque los proyectos adelante.

Y  lo que es peor, la gente con talento tiene sueños, lo presumidos no, ¿Por qué? Muy sencillo, la persona con talento usa el cerebro y el corazón, los otros solo la boca.

Además suelen ser estas personas las que al no comprender otra situación, dado su nivel de complejos, desbaratan cualquier aptitud positiva de otro de manera fulminante.

Una vez leí una frase de J.C. Penney que más o menos decía así “Dadme una mozo de almacén con un sueño, y yo os daré una persona que pueda hacer historia. Dadme una persona sin un sueño y os daré un mozo de almacén”.

De ahí que sea fundamental la visión por parte de nuestros líderes y directivos a la hora de seleccionar a la gente que realmente forme parte de la solución y no del problema.

Gente que trabaje independientemente de las situaciones justas o injustas que esta época nos está dando

Ahí es donde está la solución: en la acción del ser humano, no en su discurso y en la búsqueda implacable de culpables. Yo creo que la época de los héroes ha dado lugar a la época de los grupos heroicos. Quizás uniendo nuestras fuerzas sea más fácil sacar los temas adelante.

¿Y que hacemos con estos presumidos?.

Muy fácil ayudarles y enseñarles cómo hacer a los cosas. Todos ellos tiene valores dentro de si mismos que no pueden o no saben sacar. Ayudémosles con ejemplos, no con discursos, pero para eso debemos de levantarnos del “banquillo imaginario” en el que hemos decidido sentarnos.

Salgamos a jugar el partido, y si es posible a ganarlo.

Para terminar me gustaría recordar una frase de Baltasar Gracián, que creo sirve de perfecto colofón a este Post: “El primer paso de la ignorancia es presumir de saber, y muchos sabrían si no pensasen tanto». 

Compartir esta publicación

Publicaciones relacionadas

Dejar una respuesta

Tu dirección de email no será publicada.Los campos obligatorios están marcados *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.


Domingo Gaitero es informático; lleva más de 30 años en el sector de las Tecnologías de la Información, donde desde muy pronto se identificó e involucró con la Calidad del Software. Ha participado en numerosos simposios nacionales e internacionales, y ha impartido clases en universidades como Deusto, Politécnica de Cataluña, Carlos III de Madrid y Politécnica de Sevilla sobre Ingeniería del software y Calidad. Ha diseñado y puesto en marcha dos factorías de software y Testing en Valladolid y Sevilla...

Leer más

Sígueme en Twitter

PAM 2018

PAM 2017

TEDx Plaza Santa Barbara

Proceso Social

Más Videos