¿Cuántas veces mencionas la palabra Calidad?

¿Cuántas veces mencionas la palabra Calidad?

“En la saga de Star Wars, “la fuerza” es mencionada un total de 161 veces. “Rogue One” se lleva la palma por el personaje del monje ciego Chirrut Imwe interpretado por el actor Donnie Yen.”

Cualquier persona que me conozca sabe bien de mi afición por La Guerra de las Galaxias, y la manera en que esa saga ha influido en mí. (Video Charla TEDx Santa Barbara). https://youtu.be/9mLi-SRfZsU

 

Por si alguien no se cree lo de las 161 veces os adjunto el gráfico detallado de cada película.

La fuerza es esa energía mística que mueve a los caballeros Jedí a comprender el mundo, y a usarla cuando se enfrentan a sus enemigos. A mi me ocurre un poco lo mismo con la Calidad, es una especie de fuerza mística que me ayuda a mejorar situaciones problemáticas, no solamente mías sino de algo más importante: mis clientes.

Sin embargo, veo que a muchas organizaciones, y en especial a muchas personas, la palabra calidad les suena como a algo anticuado, algo “que ha pasado de moda” (eso me lo dijo un colaborador hace unos meses), y desde luego, algo que actualmente no es necesario.

Yo creo simplemente que palabras como Calidad o incluso Excelencia se aplican mal con tanta frecuencia que bordean la falta de sentido. Este pensamiento no es mío solamente, hace poco lo he leído en un maravilloso libro que recomiendo a todo el mundo que se titula “Creatividad, S.A” de Ed Catmull.

Desde mi punto de vista es la enorme confusión que se tiene entre lo que es la Calidad como cultura de empresa, y lo que son las normas ISO, que mucha gente entienden como “Calidad”, y es que en cierta forma es cierto, pero dichas normas no son ni más ni menos que meras herramientas que sirven para identificar unos estándares marcados por el mercado.

Walt Disney decía que la Calidad «es el conjunto de cosas que hacemos para que un cliente, que ya se ha gastado su dinero en nosotros lo vuelva a hacer”. Es mi definición favorita y que hace muy fácil su entendimiento, pero muy difícil su implementación.

Todos alguna vez hemos ido a un restaurante, a una tienda donde los precios, el ambiente, la gente, el precio, el producto o el servicio nos ha gustado, nos ha enamorado y ha conseguido un momento relativamente efímero de felicidad en nosotros que, o bien, hemos querido repetir volviendo a ese sitio, o simplemente no hemos dudado en recomendar a otros que lo hagan.

Y es que un sistema o cultura de Calidad no significa hacer las cosas bien a la primera, o hacer las cosas sin fallos, !eso si que son conceptos antiguos¡.

Calidad significa tener un orden en nuestra organización.

Significa que todos nuestros empleados sepan a que se dedica la empresa y lo que hacen no solo ellos sino la totalidad de sus compañeros.

Significa que tenemos un método o modelo establecido con nuestros colaboradores para saber en que condiciones colaboramos.

Significa saber quien hace cada cosa en nuestra empresa, y a quien tenemos que preguntar si no lo sabemos, o a quien tenemos que ayudar para que lo haga mejor.

Significa aprender mejorando continuamente, esa es la única manera de que haya compromiso por parte del trabajador.

Significa tener valores con los que nos identificamos y por lo que nos sentimos orgullosos de trabajar para esa compañía.

Significa que tenemos datos con los que sabemos exactamente lo que hacemos bien o lo que hacemos mal, es decir no valoramos nuestra empresa o proyecto por sensaciones sino por datos concretos.

Significa que tenemos un compromiso continuo de controlar y asegurarnos de que lo hacemos, no que lo fingimos.

La Calidad significa tantas cosas, que además son de tanta necesidad que me frustra profundamente oír que esta pasada de moda.

Puede ser que haya cambiado de nombres y algunos lo llamen Agilidad, otros Lean, otros mejora, pero la esencia de la Calidad como cultura sigue en el mismo sitio.

Haciendo paradoja de como he comenzado el Post podría terminarlo diciendo algo así como “que la Calidad os acompañe”, pero prefiero hacerlo de una forma más artística: compartiendo un video donde se interpreta en piano la suite principal de Star Wars denominada “la fuerza”. https://youtu.be/aq-VIrU0zUw

Yo espero que a partir de ahora reflexionéis y uséis la palabra Calidad más a menudo en vuestras reuniones, presentaciones o sesiones de trabajo. Yo aqui sólo la he usado 13 veces.

Compartir esta publicación

Publicaciones relacionadas

Dejar una respuesta

Tu dirección de email no será publicada.Los campos obligatorios están marcados *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.


Domingo Gaitero es informático; lleva más de 30 años en el sector de las Tecnologías de la Información, donde desde muy pronto se identificó e involucró con la Calidad del Software. Ha participado en numerosos simposios nacionales e internacionales, y ha impartido clases en universidades como Deusto, Politécnica de Cataluña, Carlos III de Madrid y Politécnica de Sevilla sobre Ingeniería del software y Calidad. Ha diseñado y puesto en marcha dos factorías de software y Testing en Valladolid y Sevilla...

Leer más

Sígueme en Twitter

PAM 2018

PAM 2017

TEDx Plaza Santa Barbara

Proceso Social

Más Videos